Consejos para hacer el cambio de armario

Orden espacios / 11 de abril de 2022


El cambio de armario para la temporada de primavera/verano ya está aquí. Como siempre decimos, los cambios abruman sean del tipo que sean. Aparte de planificar cómo y cuándo va a suceder, como os recomendamos en el post anterior, hay que tener en cuenta algunas cosas que pasamos por alto si enfrentamos el cambio sin la ayuda de una organizadora profesional y que provocan que el uso y mantenimiento del orden de los armarios para los próximos 6 meses sea ineficiente.

Te desvelamos los errores más frecuentes que puedes cometer cuando vas a hacer el cambio de armario y consejos para no cometerlos:

Guardar sin revisar: la falta de tiempo y las ganas de acabar con ese cambio de armario lo antes posible, nos puede hacer guardar toda la ropa y calzado de invierno sin revisar qué queremos conservar realmente. Reflexiona si ya las sigues queriendo, si las has usado y sobre todo, ¿vale la pena seguir ocupando espacio con cosas que no te pones?

Guardar sin lavar: ¿eso pasa? ¡Qué asco! Pues sí, nos ponemos a guardar abrigos, bufandas, guantes, botas y no los lavamos previamente, por las prisas de acabar ya el agotador cambio de armario. Son prendas que por lo general no las solemos lavar con tanta frecuencia. Haz una colada, lávalas a mano o llévalas a la tintorería y guárdalas limpias. Así, además, cuando las saques en otoño, y el frío llegue de improviso, las tendrás listas para usar.

No proteger las prendas y calzado que guardas: todo depende del espacio que dispongas para guardar la ropa y calzado de invierno, claro. Evita espacios húmedos y sin ventilación, puede que te lleves una desagradable sorpresa cuando abras esos contenedores o cajas. Asimismo, una vez encontrado un lugar adecuado, guarda las prendas y calzado en fundas o cajas de tela, el plástico no permite que las prendas transpiren y pueden adquirir olores o deteriorarse si están muchos meses guardadas, encima en época cálida. Un extra: guárdalas con un producto tipo ambientador antipolillas con el aroma que más te guste.

Colocar o guardar sin sentido: tanto aquello que guardes como lo que saques para la temporada de primavera/verano, no lo coloques sin un sistema personalizado y desordenado. Si tienes dudas qué funciona mejor en tu caso, aparte de pedir asesoría con una organizadora profesional, reflexiona cómo quieres y necesitas que funcione ese espacio.

Saturar espacios: igual que harás con las prendas y calzado que guardarás, también aprovecha para elegir qué necesitas para esta temporada. Ahorrarás tiempo para el cambio de otoño, pero también evitarás saturar el armario. Evita colgar en una misma percha varias prendas, hacer una colocación bonita, pero poco práctica de mantenimiento para las prendas dobladas o no tener todo tu calzado a la vista. Podrías olvidarte a lo largo de la temporada qué tienes y no usarlo, o no mantener el orden.