Organizar tu espacio de trabajo: 5 claves para encontrar tu orden

Orden espacios / 2 de mayo de 2022


Organizar y mantener el orden en el espacio de trabajo  –en casa o en la oficina– es una de las asignaturas pendientes de muchas personas. Pasamos el 1/3 de nuestro tiempo trabajando, horas y horas en un único espacio. Por ello, la disposición de los elementos en este espacio se recomienda que sea cuidada para mejorar nuestro bienestar e impulsar nuestra productividad. El orden conlleva algunos beneficios que mejorarán tus horas de trabajo: estimula la creatividad, disminuye el estrés y aumenta la concentración.

Si ya estás convencid@ que la organización de tu espacio de trabajo es algo para ti, y no sabes cómo materializarla, te sugerimos 5 claves que te servirán para ordenar tu espacio de trabajo:

1.  Divide por categorías: en cualquier proceso de organización la separación por categorías ayuda a distribuir y colocar. Escoge las categorías de los materiales por la tipología que mejor te ayude a mantener tu flujo de trabajo: frecuencia/momento de uso, tipo de material, tamaño/color, etc.

2. Tenlo todo a la mano: lo importante es no perder el tiempo buscando la grapadora o las tijeras en el momento menos pensado. Si dispones de una colocación accesible, que con solo un vistazo encuentres lo que buscas, te facilitas tu rutina y no te frustrarás buscando entre cajones. Facilita el orden con separadores de cajones, archivadores verticales y material de almacenamiento. 

3. Crea un único espacio para recordatorios: cuando nos ponemos en «modo organización» a veces nos excedemos y liberamos el espacio de cualquier distracción, eso es maravilloso para la foto. No obstante, el espacio debe ser funcional, por lo que busca un rincón para recordatorios y anotaciones. Aunque tenemos las herramientas online, algunas personas prefieren visualizar en el espacio físico o anotar a mano para reforzar la memoria. Hazte con una pequeña pizarra, corcho o dedica un espacio de tu escritorio para pegar post-its o recopilar notas.

4. No mezcles tu espacio de trabajo con el personal: cuando tenemos nuestro espacio de trabajo en casa, es casi inevitable no mezclar ambos ámbitos. Te invitamos a hacer un ejercicio consciente y separar ambos espacios físicos. Por ejemplo, no mezcles facturas en papel de temas laborales con las de tu casa; no pongas material de papelería para el trabajo con el material para uso personal o no te pongas recordatorios de trabajo y personales juntos.

5. Ordena cada día: antes de acabar tu jornada y apagar tu ordenador, revisa la mesa y tu pizarra/corcho. Recoge los vasos/tazas/botellas, pon cada cosa en su lugar (bolis, libretas, etc.), tira las notas o post-its que ya no sirvan, archiva tus facturas en papel y borra de la pizarra lo que ya no sea un recordatorio. Así cerrarás el día con una sensación de haber completado una jornada laboral productiva y ya dispones de un espacio preparado para empezar al día siguiente más relajad@.