Ideas para organizar y categorizar tu librería

Orden espacios / 30 de mayo de 2022


Organizar la librería en casa o espacio de trabajo –estudio, despacho u oficina– es imprescindible para optimizar el uso de tu colección de libros.

Los libros son una fuente imprescindible de conocimiento, consulta y/o entretenimiento de nuestro día tanto en el ámbito personal como profesional. La organización de una biblioteca privada no es un proyecto sencillo, requiere un proceso de reflexión y planificación en el cuál se debe decidir, recomendablemente junto a una organizadora profesional, cómo quieres que funcione tu librería según tus necesidades reales.

Antes que nada, a modo recordatorio, como en cualquier proceso de organización, lo primero que haremos será recopilar todos los ejemplares y seleccionar cuáles quieres quedarte y cuáles no. Destinando los que eliminas de tu colección a la donación a bibliotecas cercanas u ONGs, o poniéndolos a la venta en tiendas o plataformas de compra de segunda mano.

Una vez completado esto, pasamos a crear tu sistema, dónde definirás cómo irá colocada tu librería y establecerás categorías, te damos algunas ideas de cómo elegir la categorización que más se ajuste a tus necesidades reales:

1. Frecuencia de uso: es cierto que hay libros que usamos de manera recurrente, sobre todo en el ámbito profesional o cuándo estamos en un momento vital que su consulta es imprescindible para ir resolviendo dudas. Una idea es colocar tus libros alrededor de estos, pon los de más consulta más accesibles y los que ya has leído y no consultarás de nuevo en zonas menos accesibles.

2. Tipos de libros: hay personas que tienen muchos tipos de libros, sobre todo cuando se mezclan las bibliotecas de ocio con las profesionales. Destina espacios identificados para cada tipología de libros, algunas ideas: novelas (narrativa), ensayos, inspiración visual, de consulta profesional para un ámbito concreto, etc.

3. Colores: una de las tendencias para espacios domésticos en los últimos años. Si eres una persona que prioriza la estética y eres capaz de recordar portadas de libros por su color/diseño, es tu sistema. No es el método más aconsejable para personas que hacen un uso diario de la librería para consultas frecuentes.

4. Orden alfabético: es el sistema que hay en las bibliotecas públicas. Es un tipo de categoría que es muy recomendable para aquellas personas que tienen un único tipo de libros, por ejemplo, novelas.

5. Tamaños: jugar con el orden por dimensión del ejemplar es ideal para aquellas personas amantes del diseño de interiores. Combinar libros por tamaños, disponerlos en vertical y horizontal le dará la armonía visual necesaria al espacio y podrás disfrutar de una biblioteca personal con un fin decorativo, ahorrando en piezas de decoración con solo fines estéticos.

Y, tú, ¿qué tipo de categoría elegirías?