Cómo la organización ayuda a equilibrar las responsabilidades

Planificar tiempo / 27 de junio de 2022


La organización tiene múltiples beneficios, como hablamos semanalmente, pero ayudar a los núcleos de convivencia y equipos de trabajo a equilibrar las cargas de tareas y responsabilidades es uno con más efecto inmediato. 

Para que un sistema de organización sea realmente eficiente y disminuya tu carga mental no solo debería aplicarse a nivel individual, sino implicar a todas las personas que forman parte de tu convivencia o equipo de trabajo.

Y, ¿por qué? ¿Me estáis diciendo que no basta que me organice yo y así todo vaya a funcionar? Sí y no. Os explicamos. Aplicar un sistema de organización, teniendo tu propia metodología para planificar tanto rutinas, flujo de trabajo es un paso excelente para ti mism@, pero te exponemos algunas ventajas en las que no solo bastarán tu implicación y compromiso:

  • Te vas a cargar menos mentalmente. Uno de los pasos del proceso de organización es escoger aquello que realmente puedes y quieres hacerte cargo, pero el resto de cosas deben suceder, seguramente. Por lo tanto, delegar será imprescindible para encontrar tu equilibrio, una manera de disminuir tu carga mental.

  • No depende de ti. Es tan básico como comprender que no todo el peso debe caer en tus hombros, pero además que no todo lo que haces día a día no solo te afecta a ti. Implica a los demás para hacer la convivencia y el desarrollo de las actividades de manera consciente y en equipo.

  • Se promueve la corresponsabilidad. Compartiendo las tareas todos los miembros estáis implicados en el desarrollo de éstas, elaborando juntos la planificación se reforzará el vínculo y el compromiso con el núcleo de convivencia/afectivo o equipo de trabajo. Un sistema de organización es vuestra herramienta para que todo vaya sucediendo de manera fluida y daros seguridad que todos cumplís con los acuerdos establecidos.

  • Podréis abarcar más. Es decir, si todo te lo cargas tú, como seguramente planeas normalmente, tu capacidad física y mental tiene un límite y, además, el día tiene las horas que tiene. Como dice el refrán «divide y vencerás». Podréis conseguir más objetivos o dedicarle más tiempo a una tarea, aumentando la calidad del resultado.